lunes, 19 de marzo de 2012

Servidor de archivos multimedia para iPad usando GNU/Linux

Hola a todos ;-) Hoy me gustaría compartir con vosotros "la otra cara" del tutorial que he escrito recientemente, donde hablo de montar un servidor de archivos multimedia para Android usando GNU/Linux.

Hoy, por tanto, os voy a contar cómo crear un servidor de archivos multimedia para iPad usando GNU/Linux.

Antes de nada debemos aclarar qué significa eso de crear un servidor de archivos multimedia. Bien, para los que no habéis leído la entrada anterior, lo que vamos a hacer es configurar nuestro servidor u ordenador de sobremesa para que "exporte" nuestra colección multimedia que tenemos alojada allí (música, películas, series, etc.) de tal forma que podamos acceder a esos contenidos desde el iPad en cualquier punto de nuestra casa sin tener que copiar previamente los contenidos al iPad. Vamos, lo que suele llamarse por ahí streaming ;-)


Para evitar información redundante, vamos a suponer que este tutorial está dividido en dos partes. La primera parte corresponde a la configuración del servidor, que como ya digo, está perfectamente tratada en el tutorial sobre Android. La segunda parte, que es la que nos ocupa, corresponderá entonces a la configuración del iPad para que podamos acceder a ese servidor.

Así pues, partiremos de la base de que nuestro servidor ya está configurado y funcionando a pleno rendimiento.

Así que manos a la obra.

Cojamos el iPad. El aspecto del escritorio del iPad, como ya sabéis, es este:


Vamos a entrar a la App Store, el "repositorio" oficial de Apple ;-)


Y a continuación, en el cajetín de búsqueda vamos a escribir el nombre de la aplicación que necesitamos, OPlayerHD Lite:


Cuando lo encontremos, procedemos a instalarlo, y una vez instalado, tendremos un lanzador en el escritorio:


Accedemos al programa, y nos encontraremos con una pantallita bastante escueta con el siguiente aspecto:


Ahora, para añadir nuestro servidor a la lista de ubicaciones, pinchamos el botón que contiene un signo más y que está situado en la esquina superior izquierda.  Nos saldrá una pantalla como esta:


Bien, como podemos ver, se pueden añadir dos tipos de servidores, el primer tipo es FTP y el segundo Samba. Por supuesto nosotros añadiremos un servidor Samba. Los datos a rellenar son los siguientes:
  • Host: dirección IP o nombre de red del servidor que está exportando la colección multimedia.
  • Puerto: se deja sin modificar.
  • Nombre de usuario: usuario con el que vamos a acceder al servidor. Este usuario debe existir en el servidor y haber sido dado de alta en la lista de acceso de Samba, tal y como se explica en el tutorial sobre Android.
  • Contraseña: la clave de acceso del usuario para acceder a los recursos compartidos.
Una vez están los campos rellenados, pincharemos sobre el botón Guardar y volveremos a la pantalla principal del programa, pero esta vez veremos nuestra nueva ubicación de red:


Si probamos a acceder a ese nuevo servidor que hemos añadido, nos encontraremos, por fin, con los recursos de red que habíamos programado previamente en nuestro servidor:


En mi caso, el recurso IGOR contiene series de televisión, y TOCHO contiene documentales y películas.

Así pues, ya podemos desplazarnos entre nuestras carpetas y localizar la que tenga los contenidos multimedia que queremos reproducir.  En mi caso he elegido una carpeta de películas del género Thriller:


Por último, solo tenemos que elegir cualquiera de ellas, y la propia aplicación se encargará de reproducirla:


Como podéis ver, hay un pegote horrible encima de la cara de Richard Gere que molesta hasta la vista. Desgraciadamente, esta aplicación incluye publicidad ya no sólo cuando la reproducción está pausada, que sería lo relativamente aceptable, si no hasta cuando el vídeo está en plena reproducción. Sencillamente abominable. Por motivos obvios, no he querido mostrarla aquí.

Así que amigos, esta es una de esas cosas curiosas que pueden conseguirse con un tablet de las características técnicas del iPad. En mi opinión, y como ya dije, esta es la forma definitiva de sacarle todo el partido a un aparato con semejante potencial. Un aparato que inicialmente es un mero artilugio para navegar por Internet y poco más, de repente se convierte en un reproductor multimedia con el que podemos reproducir  vía streaming todo aquello que se nos antoje sin necesidad de copiarlo previamente. En fin compañeros, una auténtica pasada ;-)

Espero que esta información os sea útil. Un saludo, y no dudéis en preguntar o comentar.

1 comentario:

  1. Y si quiero acceder no solo a archivos multimedia sino a archivos .pdf y demás?

    ResponderEliminar